Noticias Cristianas

Un pastor y su bebé de 3 años mueren en un sangriento ataque a la base de misioneros en Nigeria

Un ataque a las bases misioneras cristianas en Nigeria por parte de los terroristas Fulani mató a un pastor y a su bebé de solo tres años.

Izquierda: el bebe Godsend Makpa. / Derecha: el pastor Leviticus Makpa y su hijo Godsend en brazo

Fue el mes pasado que una base de misioneros cristianos fue atacada por los terroristas fulani, en donde el pastor Leviticus Makpa de 39 años y su hijo de tres años Godsend Makpa resultaron las víctimas fatales del ataque.

Los informes que proporcionó el sitio Morning Star News afirman que la esposa del pastor y su otra hija pudieron escapar y salir ilesas del ataque.

En su trayectoria como pastor y misionero, Leviticus era plantador de iglesias de la aldea de Kamberi; allí también construyó la primera escuela cristiana que dio acceso a toda la gente del lugar.

Anuncios

Durante el momento del ataque, el pastor envió un mensaje de alerta a uno de los socios del ministerio para que no se acercara al lugar.

«El pastor Leviticus Makpa me aconsejó que no llamara porque los fulani rodeaban su casa y estaban atacando su base de misión. Rápidamente envié una recarga a su celular para que pudiera seguir comunicándose conmigo. Mientras esperábamos noticias de él, comenzamos a orar por su protección», dijo Folshade Obadan a Morning Star News.

La muerte del pastor y de su hijo se supo al día siguiente del ataque; se conocía por algunos allegados que el pastor Makpa y su familia ya habían logrado escapar de un ataque de los fulani hace algún tiempo.

«Los bandidos fulani vinieron contra ellos y la familia se escondió en una cueva para salvar sus vidas. Y después de que se fueron, regresó al campo misional con su familia; ¿cuantos de nosotros podemos hacer esto?», contó Samuel Solomon, un amigo y socio del pastor.

«Terminó perdiendo su vida y la de su hijo; la esposa y la hija escaparon. Sabía que su vida estaba en juego, pero la carga de las almas no le permitiría huir del campo», agregó.

Su caso conmovió profundamente a los líderes de la región, quienes apoyarían la misión que estaba realizando el pastor.

«Vino y asistió a la última conferencia cristiana con nosotros, y teníamos planeado adoptarlo como nuestro misionero, pero dolorosamente se unió a la liga de mártires en el Cielo. Su sangre testificará en la tierra y también contra la inseguridad de un gobierno islámico corrupto en el cielo, Nigeria», expresó Solomon.

Dicho ataque significa para la comunidad un intento de aniquilación de la fe cristiana dentro de la región, porque sus acciones indican la eliminación de las iglesias.

«El pastor Leviticus no tenía dinero. La comunidad a la que sirve no cuenta con servicios sociales básicos proporcionados por el gobierno. Entonces, ¿Qué estaban buscando los pastores? Definitivamente no podía ser dinero, su misión era borrar la iglesia», dijo.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like

error: Content is protected !!